Nuestra web usa cookies para realizar análisis de uso y de medición con el fin mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información aquí.
Aceptar

Siguenos en Facebook Siguenos en Google + Siguenos en Twitter Siguenos en Instagram Siguenos en Pinterest
Siguenos en Facebook.
Siguenos en Google +.
Siguenos en Twitter.
Siguenos en Instagram.
Siguenos en Pinterest.

Déjate conquistar por la familia de Vinos Herbarum

Vino    Herbarum

La "Familia Herbarum", compuesta por un tinto, un blanco, un rosado y un tinto crianza ha decidido hablar por sí sola. El nombre de este vino muestra todo el poder de la tierra, el sol, la lluvia y la flora espontánea que han visto madurar las uvas. El patrimonio vegetal que esconde un viñedo se refleja en estos vinos.

Su aspecto desenfadado es una pista para encontrar en esta familia vinos vitales y sorprendentes con una gran riqueza de matices, sensaciones sencillas y placenteras. En el caso de estos vinos su etiqueta con motivos florales nos anticipa que podemos encontrar en ellos olores que nos recuerden a pétalos de flores, que pueden ir desde notas a jazmín como tonos violetas.

El vino tiene la capacidad de exhibirse, revelarse, desnudarse, sorprender, atrapar, desenmascarar, dominar, explorar y seducir, pero seguro que nace para ser disfrutado y descubierto en compañia.

Notas de    Cata

Tinto:
Tiene un color violeta y tonos azulados que demuestran juventud, olor intenso y perfumado con notas florales y un sabor vivo en boca.
"El vino se hace tarea realizada, obra y proyecto: se transforma en camino de elaboración y crecimiento. El vino nos trae ganas de hacer y de crecer, permite que abordemos con una osadía nueva decisiones productivas muchas veces postergadas"

Rosado:
Presenta un aspecto limpio y brillante con un color fresa intenso, con sabores a frutos rojos y en boca frescura y acidez.
"El vino es libertad líquida, apresada en vidrio. Hay libertades claras y rojizas, frías o cálidas. Libertades que potencian y que atragantan. La ingesta de vino es una experiencia de libertad"

Blanco:
Color amarillo pajizo, en nariz un aroma penetrante a miel y en boca un sabor dulce, ácido y persistente.
"Se nos ocurren cosas al beber y creemos que son cosas nuestras. En realidad es lo que el vino nos pone adentro. Ese es el mítico genio de la botella: el vino son dosis de pensamiento"

Crianza:
Muestra un color rubí intenso de capa alta, con buena armonía en nariz entre la fruta y la madera y en boca una cálida sensación gracias al regaliz, las notas tostadas y el chocolate.
"Las mejores obras no provienen de las situaciones más descansadas. La poesía del vino a veces viene en forma de canto, de grito y de abrazo compañero"